¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar las zapatillas de running?

Todos conocemos la necesidad de renovar regularmente las zapatillas de correr. ¿Pero en qué momento resulta imprescindible cambiar nuestro calzado deportivo?

La zapatilla de running tienen una durabilidad más o menos limitada en función del diseño y su utilización. Más allá de la calidad de la fabricación existen criterios esenciales a tener en cuenta tales como: perfil del runner y tipo de utilización.

El desgaste de una zapatilla depende entre otros factores de la morfología del corredor, el peso, el tipo de pisada y la superficie en la cual corre.

¿Cuáles son los riesgos de correr con una zapatilla desgastada?

Tras algunos meses de utilización de forma más o menos intensiva, las zapatillas de running comienzan a perder sus propiedades de protección, amortiguación y adherencia.

Las absorción de los impactos es cada vez menos eficaz, el zapato puede volverse inestable y crear desequilibrios. Los riesgos de sufrir dolores o lesiones son mayores. Dolores articulares, tendinitis, periostitis y otras muchas patologías pueden ser evitadas con un gesto tan simple como remplazar las zapatillas cuando es necesario.

¿Cuáles son los signos que indican que ha llegado la hora de renovar las zapatillas de correr?

Seguramente ya has constatado que algunos modelos son mucho más robustos que otros por lo que resulta difícil establecer una regla generalizada que se aplique a todas las marcas y modelos. La única certitud es que las zapatillas de running no son eternas.

A veces el sentido común y escuchar su cuerpo es la mejor alerta para saber que hay que sustituirlas. Un dolor inhabitual es un signo que debemos tener en cuenta. Otros indicadores a los cuales debemos prestar atención son los signos exteriores de uso de la suela, los refuerzos y el mesh.

El peso del runner y de la zapatilla tienen una incidencia directa en el desgaste del calzado. Si eres un “corredor pesado” con toda certitud debes renovarlas con mayor frecuencia que un corredor ligero. Si las zapatillas son ligeras será necesario remplazarlas al cabo de 500 o 600 km. Una vez más en función del modelo, de la pisada y de la utilización ellas podrán acompañarte más allá de los 800 y hasta los 1000 km.

I-RUN Running Trail Fitness