¿Por qué me duele la espalda cuando corro?

Todos conocemos los beneficios del running tanto para la salud tanto física como mental, pero la práctica este deporte también puede provocar lesiones o agravar ciertas patologías ya existentes. 

Los impactos a repetición que se producen durante la carrera, pueden causar microtraumatismos. El cuerpo debe soportar hasta 2,5 veces su peso en cada impacto.

Aunque los dolores de espalda son frecuentes en los corredores y solo en algunos casos se trata de una patología, no dudes en consultar a un médico para que este pueda establecer un diagnóstico preciso.

Principales causas del dolor de espalda en los corredores

Un material inadaptado. Como en casi todos los deportes, el material juega un papel importante. Un runner con las zapatillas inadecuadas corre el riesgo de sufrir contracturas musculares que puede convertirse en patologías.

Una buena zapatilla de running debe brindarte una óptima absorción de los impactos y una buena sujeción. La primera contribuirá a la reducción de microtraumatismos en los discos intervertebrales, mientras que la segunda brindará una mayor estabilidad frente a las irregularidades del terreno (suelo blando, resbaladizo, inestable..) 

No contar con una buena técnica de carrera

Contar con una buena técnica de carrera no solo evita lesiones sino que te ayuda a progresar. 

Refuerzo y tonicidad muscular

El esqueleto permanece en pie gracias a los músculos que lo rodean. Existe una diferencia entre los músculos profundos que juegan un rol postural, es decir que lucha contra la gravedad y permiten mantenerse en pie y los músculos superficiales que permiten moverse.

Si los músculos profundos están bien reforzados se corre menos riesgos de sufrir dolores lumbares y dichos músculos ayudarán al cuerpo a absorber los impactos y disminuir el riesgo de microtraumatismo.

No olvides que tu preparación física debe contemplar ejercicios específicos que permitan tonificar y reforzar los músculos.

Sobreentrenamiento y falta de descanso

Algunos atletas confunden calidad y cantidad. Corren kilómetros y kilómetros para estar en mejor forma en una competición y se olvidan de la fase de regeneración y reposo. Un entrenamiento bien estructurado debe contar con ciclos de entrenamiento y de descanso. La progresión debe tener en cuenta tanto el número de sesiones como de kilómetros. Un corredor debutante comenzará por dos o tres salidas a la semana y aumentará el número de sesiones de forma progresiva. 

¿Debo dejar de correr si me duele la espalda?

Como ya hemos dicho anteriormente a un corredor que le duela la espalda, debe consultar a un especialista. No obstante, en la mayoría de los casos y excepto en caso de lesión discal o vertebral, nada debe obligarte a dejar de correr de forma definitiva. En ocasiones, solo debes hacer una pausa puntual o adaptar tu esfuerzo en función del dolor.

El running, a pesar de ser una actividad deportiva de alto impacto, también presenta ventajas para la columna vertebral. Las variaciones de presión sobre los discos intervertebrales de la columna mejoran la hidratación de los discos intervertebrales y su capacidad de absorber los impactos.

Además, está demostrado que la carrera previene o retrasa la osteoporosis.

Artículos que también podrían intersarte

I-RUN Running Trail Fitness