Empezar a correr a los 40 años

Tus amigos te hablan de sus carreras cada vez que quedáis y finalmente te ha entrado el gusanillo. El problema es que nunca antes has corrido y tienes 40 años. Pero la ciencia te da la razón: cualquier edad es buena para comenzar a correr siempre y cuando tomes algunas precauciones.

Consulta a tu médico

Si hace bastante tiempo que no practicas ninguna actividad deportiva, tu médico te debe dar el visto bueno. Debes realizar un test de esfuerzo y un electrocardiograma para asegurarte que la práctica deportiva no supone ningún riesgo para tu salud.Esta etapa es indispensable, aunque tu intención sea correr una o dos veces por semana. Si decides participar en una competición tipo semimaratón necesitas un certificado médico.

Fíjate objetivos realistas y ve poco a poco

Si tu último esfuerzo físico data de hace algunos meses o incluso años, comienza por salidas cortas y no dudes caminar algunos tramos si lo necesitas. Para comenzar no te fijes objetivos demasiado ambiciosos e intenta progresar de forma paulatina y sobre todo, no te esfuerces con el pretexto de la meta que te has fijado. Para tus primeras salidas elige un momento que te convenga y un lugar que ya hayas recorrido andando. Si hace frío y no te apetece salir, no dudes en utilizar una cinta de correr.

Elige una equipación de running cómoda

Como cualquier persona que comienza a correr, no necesitas todo un arsenal: un par de zapatillas de running y ropa adaptada a tu actividad deportiva son más que suficientes. No obstante, privilegia el confort y la seguridad para que no termines tirando la toalla por no sentirte cómodo.

Las zapatillas de running deben brindarte una excelente sujeción para evitar lesiones. Además de elegir la talla correcta, debes tener en cuenta:

  • Tu peso, para absorber el impacto y repartir la carga
  • El tipo de terreno
  • Tu tipo de pisada

Por otra parte, la ropa técnica de running son transpirables y te aseguran un mayor confort. A diferencia de las prendas en algodón, te ofrecen, además, un buen aislamiento térmico y una óptima evacuación de la transpiración. Si comienzas a correr en invierno, incluye unos guantes y un gorro para protegerte del frío.

I-RUN Running Trail Fitness