Consejos para salir a correr por la mañana

Salir a correr a primera hora de la mañana

Muchos runners salen a correr a primera hora de la mañana. Nada más levantarse, a veces incluso en ayunas, se ponen las zapatillas de running y se van directos a su sesión de entrenamiento. 

No siempre es fácil encontrar un hueco durante la semana para salir a correr. Algunos optan por levantarse pronto para no tener que sacrificar tiempo con la familia. Con los ojos todavía medio cerrados, ya sea en verano como en invierno, se imponen esta rutina propia.

Despertar para correr

Lo más difícil es superar el momento en que suena el despertador. El primer consejo es que te acuestes pronto el día antes para no perder horas de sueño. Cuando suena el despertador, tienes 3 opciones: 

  • Apagarlo y voler a dormirte
  • Retrasar la alarma 10 minutos más
  • Levantarte para ir a correr

Debes descartar inmediatamente la solución más fácil que consiste en volver a dormirse. Piensa en lo bien que te sentirás a lo largo del día si vas a correr esta mañana. No olvides que lo hecho, hecho está. 

Retrasar la alarma es simplemente dejar para más tarde lo que puedes hacer ahora. Lo único que conseguirás es llegar tarde. Además, los pocos minutos de sueño que ganes no serán de gran calidad. 

Si tienes miedo de no conseguirlo, siempre puedes colocar el despertador en la otra punta de la habitación... Una vez te hayas levantado, ya habrás superado la etapa más difícil. 

Correr por la mañana

Estás solo, con el mundo a tus pies, disfruta de tu terreno de juego. A penas sale el sol y te ofrece un espectáculo maravilloso, aprovecha la suerte que tienes. Correr por la mañana te asegura empezar el dia con buen pie. Después de correr, estarás unas horas como en una nube. 

Correr en ayunas

Correr en ayunas te permite agotar las reservas de glucógeno y obliga a tu cuerpo a quemar grasas para obtener la energía necesaria para el esfuerzo. Correr con el estómago vacío puede ser una solución apta para algunos corredores, siempre y cuando se respeten algunas reglas: 

    • Hidrátate antes, durante y después del esfuerzo 
    • Despierta tu cuerpo tranquilamente, con una buena sesión de calentamiento 
    • No corras más de una hora 
    • Opta por una intensidad baja 
    • Evita los esfuerzos violentos 
    • No lo hagas más de una vez por semana 
    • Lleváte avituallamiento por si tienes hambre 
    • Aliméntate bien después de la sesión de running para recuperar las reservas 

Fraccionar por la mañana

Es totalmente factible realizar una sesión de calidad por la mañana. En ese caso, deberás tomar un ligero tentempié antes de salir a correr: un zumo de naranja y 1 ó 2 tostadas para no salir con el estómago vació mientras esperas el desayuno de verdad que tomarás después de tu sesión de entrenamiento. 

Hidrátate y lleva contigo una barra de cereales. Al primer aviso o si tienes alguna sensación extraña, detente y vuelve a casa tranquilamente. Es fundamental que no tomes ningún riesgo. Las primeras veces, quizás te resultará difícil salir de la cama, pero con un poco de perseverancia, correr por la mañana podría convertirse en una rutina agradable, un momento único solo para ti. 

I-RUN Running Trail Fitness