Los beneficios de la musculación para el running

Tanto si has comenzado a correr recientemente como si eres un corredor confirmado para progresar necesitas incluir el trabajo de fuerza en tus entrenamientos. Contrariamente a lo que algunos creen fortalecer la masa muscular no te hará más lento, ni te hará perder flexibilidad.

Un trabajo de fuerza adecuado contribuirá a aumentar la resistencia y la velocidad y prevenir las lesiones. Además, mejorará la postura y la técnica de carrera.

El fortalecimiento muscular se puede realizar de diferentes maneras como detallamos a continuación.

Entrenamientos con carga

La utilización de carga adicional (mancuernas, barras, pesas, etc.) favorece el desarrollo de la masa muscular. Es preferible que un corredor trabaje a una intensidad cercana al 90% de la carga en una sola repetición.

Trabajar con el peso del cuerpo

Otra opción puede ser trabajar con autocarga. Es decir, puedes utilizar el peso de tu propio cuerpo para entrenarte. Por ejemplo, puedes realizar squats, saltos, zancadas o lounges.

Sabemos que muchos runners prefieren los entrenamientos al aire libre, así que si eres de los que detestan el gym puedes servirte de los bancos o las escaleras para entrenarte.

Core training

Se trata de entrenar el conjunto de músculos que lo conforman: el diafragma, el transverso del abdomen, el suelo pélvico, multífidus, cuadro lumbar, diafragma, musculatura del suelo pélvico. Ellos juegan un papel esencial en la estabilidad del cuerpo y en la transmisión y distribución de fuerzas, protegen la parte inferior de la espalda, mantienen la cadera estable y permiten sus movimientos básicos.

Ejercicios tales como la tabla o plancha abdominal y la plancha lateral y el crunch con elevaciones de brazos permiten fortalecer esta zona.

Entrenamientos de cuesta. Existen diferentes tipos de cuesta más o menos largas. Para potenciar la fuerza te recomendamos trabajar las más cortas.

I-RUN Running Trail Fitness