Beneficios de la placa de carbono en las zapatillas de running

Los récords de las zapatillas con placa de carbono

Eliud Kipchoge fue el primer atleta en lograr correr un maratón en menos de dos horas. El récord de 1:59:40 que estableció en Viena en el 2019 lo hizo llevando el prototipo de las Alphafly Next%, un modelo con placa de fibra de carbono.

Tras las numerosas controversias generadas por la presencia de esta tecnología en las zapatillas de los atletas del proyecto Breaking2, la World Athletics autorizó la utilización de la placa de carbono en el calzado de competición, siempre y cuando este tuviera una sola capa de carbono y que la mediasuela tuviera un grosor máximo de 40 mm.

Tras el éxito de Nike, muchas han sido las marcas que han lanzado sus modelos con placa de carbono y que han logrado sus propios récords como es el caso de la adidas Adizero Adios Pro con la que el atleta Kibiwott Kandie estableció el récord mundial del medio maratón en Valencia en el año 2020. Asics, Brooks, Hoka One One y Saucony también cuentan con sus modelos con fibra de carbono.

¿Cuáles son las ventajas de la placa de carbono en una zapatilla de running?

La placa de carbono aumenta la reactividad de la pisada en el momento del contacto con el suelo y proporciona un despegue más eficaz gracias al efecto resorte y un mayor ahorro de energía.

Este material semi-rígido proporciona una mayor estabilidad en todas las etapas de la pisada.

En resumen las ventajas que ofrece la fibra de carbono integrada en la mediausela de una zapatilla de running son el impulso, menor gasto energético y la estabilidad.

¿Las zapatillas con placa de carbono para qué tipo de corredor?

El calzado que incorpora este tipo de tecnología es idóneo para corredores con cierta técnica e idealmente con un tiempo de carrera inferior a 4 km/h.

Estas zapatillas están destinadas tanto a atletas como a deportistas amateurs que buscan mejor sus tiempos en una competición en asfalto.

Artículos que también podrían interesarte

I-RUN Running Trail Fitness