La moda deportiva: un futuro sostenible

Durante los últimos años, compramos cada vez más ropa y sentimos la necesidad de renovar constantemente nuestro armario ¿Por qué? El cambio rápido de las tendencias, las nuevas colecciones… Estos elementos nos impulsan a comprar cada vez más. Es lo que llamamos el fast fashion o moda rápida.

¿Qué es el fast fashion?

La moda rápida es un sistema que introduce nuevas colecciones de ropa casi cada semana según las últimas tendencias y que propone prendas baratas producidas en masa y a bajo costo.

Lo que a priori parece una buena noticia en realidad no lo es para el medioambiente. De hecho, la moda es la segunda industria más contaminante del mundo. En conjunto, su producción alcanza el 10% de las emisiones de CO2 en el mundo. Dicho de otra manera, es el equivalente a lo que emite la Unión Europea por sí misma. En cuanto a la ropa deportiva, se ha convertido en una verdadera y nueva tendencia de moda que no se ve solamente en los gimnasios, sino también en la vida cotidiana. Sin embargo, esto puede tener un impacto negativo a largo plazo para el medioambiente. Muchas de las fibras sintéticas utilizadas para fabricar la ropa deportiva, como el poliéster, se descomponen en la lavadora en pequeñas partículas de plástico y acaban contaminando los mares y océanos, lo que representa cada año 3 millones de barriles de petróleo arrojados al mar.

Moda sostenible

La moda sostenible consiste en la creación de prendas elaboradas con materiales y tejidos que tienen en cuenta el factor ambiental y social durante su producción. Es un modo de producción respetuoso con el planeta y las personas. Además, tiende a proteger la salud, ya que los materiales utilizados están libres de sustancias nocivas para el cuerpo.

Valores de la moda sostenible

  • Usar bien los recursos naturales esenciales a la creación de las prendas
  • Emplear materiales que se pueden reciclar para facilitar la economía circular
  • Crear buenas condiciones de trabajo y de contratación
  • Evitar los productos auxiliares a la producción y sustancias químicas para el cuerpo
  • Ser transparente y respetar los derechos humanos
  • Favorecer los circuitos cortos

i-Run y nuestras marcas colaboradas, sabemos que la protección del medioambiente es una prioridad global a la que hay que sumarse. También estamos seguros de que los runners, que tienen un vínculo estrecho con la naturaleza, están concienciados y dispuestos a participar en el cuidado del planeta. Por ello disponemos de un abanico de prendas, zapatillas y accesorios deportivos confeccionados con fibras y/o procesos sostenibles que buscan reducir el impacto ambiental.

Marcas deportivas con iniciativas sostenibles

i-Run y nuestras marcas colaboradas, sabemos que la protección del medioambiente es una prioridad global a la que hay que sumarse. También estamos seguros de que los runners, que tienen un vínculo estrecho con la naturaleza, están concienciados y dispuestos a participar en el cuidado del planeta. Por ello disponemos de un abanico de prendas, zapatillas y accesorios deportivos confeccionados con fibras y/o procesos sostenibles que buscan reducir el impacto ambiental.

A continuación te presentamos algunas de las iniciativas destacadas dentro de la industria de la moda deportiva para contribuir a la protección del medioambiente.

Adidas se esfuerza día tras día para reducir su huella de carbono. El objetivo de empresa alemana, para el año 2024, es solo utilizar plástico 100% reciclado y dejar el poliéster virgen. Los esfuerzos de la compañía se centran también en la prevención de la contaminación de los océanos. En 2015, adidas se asoció con la organización ambiental Parley for the Oceans, con el objetivo de crear nuevas zapatillas y ropa deportiva a partir de residuos plásticos vertidos en los océanos.

Patagonia es una empresa pionera en materia de concienciación social y medioambiental. Desde 1985, ha donado el 1% de sus ventas a grupos ambientales que trabajan para preservar el medioambiente. Además, intenta utilizar materias primas 100% reciclables para fabricar sus productos. Repara también la ropa usada de sus clientes con el objetivo de alargar el ciclo de vida de la prenda. En cuanto al aspecto social, Patagonia incluye normativas del comercio justo para que los trabajadores de todo el mundo puedan disfrutar de condiciones de vida dignas.

En el año 2022, Yvon Chouinard fundador de Patagonia, cedió su empresa a un fondo para luchar contra el cambio climático

The North Face es otra marca que apuesta por la sostenibilidad. En abril 2021, la empresa lanzó su iniciativa “Exploration Without Compromise”, un conjunto de compromisos que serán implementados en los próximos años. Por ejemplo, para el año 2025, el 100% de los materiales utilizados para fabricar la ropa de la marca serán reciclados, regenerativos o renovables. También se eliminarán todos los envases de plástico de un solo uso del packaging. Por otra parte, para 2023, el 100% del poliéster y el 80% de sus tejidos de nilón serán fabricados con materiales reciclados. The North Face favorecerá también la economía circular mediante diferente programas como Renewed Collection, Lifetime Warranty y Clothes the Loop.

Salomon se compromete para 2025 a diseñar el 100% de sus nuevos productos con principios de la economía circular. La marca francesa acaba de presentarnos una zapatilla de running fabricada a partir de productos reciclados como botellas de plástico. Todos los elementos que componen la Salomon INDEX. 01 pueden ser separados para ser reciclados al 100% y luego utilizados para fabricar otros productos, especialmente botas de esquí.

Nike, consciente del impacto negativo que causa la descomposición de las microfibras y microplásticos se compromete a reducir sus emisiones de carbono al practicar el diseño circular, reutilizar los plásticos, los hilos o tejidos en sus productos, aumentar los materiales orgánicos, Recientemente, ha lanzado su nueva colección “Move to Zero” con la que busca dar un paso hacia un futuro 0 emisiones y 0 residuos.

¿Estamos ante una revolución sostenible?

Estas no son las únicas marcas que han emprendido el camino de la sostenibilidad. En realidad, estamos ante una nueva era en el universo de la ropa deportiva. Estas iniciativas han mostrado que es posible beneficiar de un máximo confort, de las tecnologías más innovadoras  y al mismo tiempo, preservar el planeta. Ellas nos inspiran a priorizar su protección y a ofrecer un mundo mejor a las generaciones futuras.

Artíulos que también podrían interesarte

I-RUN Running Trail Fitness